viernes, 24 de agosto de 2012

Rodrigo, ladrón...

...nos has robado el corazón.

A estas alturas todo el que entra en este blog sabe ya que el proyecto de Rodrigo García Carmona, que por su encomiable labor y el siginificado que tiene como logro del rol amateur español, es de los más importantes del hobby en nuestro país, por no decir el más, ha cosechado un éxito colosal al reunir 14.290€ por medio del «crowdfunding». Y un hito que con valentía ha logrado Rodrigo para el antes mencionado rol amateur español, demostrado que tal cosa existe, que no es una contradición de términos.

Hay que reconocer que sí, que en su mayor parte se debe al trabajo del autor; no cabe la menor duda.

Pero también es verdad que el trasfondo tiene mucho peso. La antigua mesopotamia, la cuna de la civilización tal y como la conocemos, y de paso la cultura que inventa la Ciencia Ficción o Fantasía -que tanto monta-, los magos, hechiceros, dioses, diosas, y criaturas fantásticas; muchas criaturas fantásticas. La base del género fantástico y de ese pequeño reducto de locos galos que es nuestro hobby, el rol. Qué sería de nuestro hobby sin las aventuras sin par de Gilgamesh.

Pues nada, no existiría.

Todo eso supone que la ambientación tenga todos los elementos del más puro género fatástico de aventuras, elementos más arriba enumerados (entre otros). Si se presenta de forma convemiente es por tanto la ambientación definitiva, y encima, la que tiene derecho a reclamar propiedad intelectual. Ni Homero, ni Tolkien, ni nada de nada. Gilgamesh, el héroe de Fantasía/Ciencia Ficción definitivo. A pesar de lo cual, existe un inexplicable vacío absoluto, o casi, en la bibliografía mundial del rol. Todo lo cual yo ya sabía hace muchos años, y por lo que quería hacer mi propio juego. hasta que se me adelantó Rodrigo. Y de ahí, el título de la entrada.

Aunque, he de reconocer, me temo que el suyo está mucho mejor, y mola más, que lo que yo hubiese podido perpetrar.

Sabed, ¡oh príncipes!, que cuando este humilde narrador no era sino un niño ya cerca de convertirse en un hombre, conocí las aventuras del cimmerio Conan a través de los cómics, y justo a continuación pude hacerme con la colección completa de las novelas, el auténtico núcleo del personaje, y tal fue la impresión, potenciada por la vida y obra de su creador Robert E. Howard, que yo mismo me lancé en un furioso arrebato creativo a emular sus escritos de indómitos guerreros y creé mi propia versión de Conan, de cuyo nombre no consigo acordarme pero que sería algo así como Calidor, para no eclipsar a otros personajes. Se trataba también de un gigante cimmerio, pero como a mi yo, resabiado joven, no le parecía suficientemente emocionante crear otra Era Hibórea, lo situé en el mundo real, en la antigua Mesopotamia, porque sentía así que tendría más peso, y por la relación con los cimmerios reales. La cosa no pasó de un elaborado mapa y un capítulo, pero qué más da...

Y esa es la razón por la que mi juego no molaría tanto como el que ha escrito Rodrigo. Probablemente habría sido más conservador a la hora de tomar decisiones vitales para el mundo, en las que Rodrigo ha sido más valiente y ha resultado un ganador. Su mesopotamia no es la nuestra, la que podemos desenterrar, sino otra paralela (ahora que eso está tan de moda), tal como debió ser según imaginaron el mundo sus habitantes, con toda la magia, los dioses y gigantes, los anacronismos entre diferentes etapas de la Historia de Mesopotamia para hacerla más interesante, y el pulp... ¡sí, el pulp!, que convierte a La Puerta de Ishtar en una de las ambientaciones más jugables, sino la más, del rol global.

Enhorabuena, Rodrigo, ladrón. Que nos has robado el corazón.

¡De'iqtu!

6 comentarios:

Rodrigo García Carmona dijo...

Gracias. :)

Pero mi trabajo no debería hacer que abandones el tuyo. Si hay 30 juegos de fantasía medieval occidental puede haber 2 sobre oriente próximo, ¿no? Y si no, siempre puedes decidir contar las aventuras de Calidor en Kishar. Si es así, no dudes en compartirlas con los demás. ;)

Luis M. Rebollar dijo...

¡Hombre, apareció el novio! XD

¿He dejado entrever que no vaya nunca a realizar mi pryecto? Yo creo que no. ;) Sí es cierto lo que digo, que has tomado una serie de decisiones de diseño mucho mejores que las que yo habría tomado, y eso me hace pararme en seco, dar un paso atrás para ver las cosas con más perspectiva y replantear como hacer las cosas. Me conozco, y yo hubiese optado por ambientar en la época de Gilgamesh y pista, sin cimmerios ni nada. :P

Oye, ¿no has cogido el chiste de Calidor? :)

Rodrigo García Carmona dijo...

Imagino que lo has llamado así por el no-Conan de la peli de Red Sonja. xD Pero pensé que era el nombre de verdad... Inocente que es uno.

Luis M. Rebollar dijo...

Premio... XD

Terrax el Maestro dijo...

Adaptaré otra canción, esta vez de los Mojinos Escozíos:

"Rodrigo, capullo, ¡queremos un hijo tuyo!"

Rodrigo García Carmona dijo...

No sé yo si es buena idea... xD