jueves, 24 de febrero de 2011

Iron Blogger

Ahí va mi meme.

Parece ser que cuanto más tratas de alejarte del objeto de tu odio, más envuelto te vés en este. Como no soy amigo de la "sociedad virtual", o como queráis llamar a esta entelequia formada en internet por consenso, y que entre cosas buenas y malas da un rédito negativo del copón, al final acabo participando como el que más. Primero empecé un blog, un engendro en mi opinión vacío y narcisista con el que todos, el que escribe y el que lee, pierden el tiempo. Ahora resulta que me he vuelto más "inteligente", he comprendido mejor como funciona la red social, y todo por las conversaciones con Etche (estas si son realmente inteligentes). Y al final, pues me he levantado y con la sesión matutina de internet con el desayuno, he inventado un meme. A ver si me dura la racha para hacer algo útil de verdad.

Pues resulta que leyendo blogs y foros, en concreto el siempre interesante blog de James Maliszewski y el foro de RPGnet -y si me preguntéis porqué me sigo metiendo en ese templo de las etiquetas de marca, diré que la tendencia autodestructiva del ser humano tiene mucho que ver con lo que antes decía sobre la internet-, he encontrado un post y un thread (o como se hayan traducido al español, que igual me da) que aunque inicialmente no tienen nda que ver, en mi cabeza han conectado con un "click". Y he aquí el meme: buscar dos o más fuentes en la red inicialmente no relacionadas, y unirlas en un único discurso expuesto en una entrada en tu blog. Como en Iron Chef, el famoso concurso Japonés donde los participantes debían crear platos a partir de una mezcla exótica de ingredientes que se les proporcionaba. De ahí el nombre del meme: Iron Blogger.

Perdiendo un poco el tiempo aquí y allí, he encontrado en Grognardia la noticia de que Chaosium publicará la séptima edición de Call of Cthulhu este verano, y por otro lado una interesante denuncia de algunos Masters sobre sus problemas con la tendencia de los recién llegados al rol de jugarlo todo como un Massive Multiplayer Online RPG. Aunque considero que tal tendencia se acaba pasando con el rodaje por las posibilidades que ofrece el rol, al menos en jugadores con la imaginación intacte en vez de marchitada por la constante estimulación electrónica, sigue siendo muy significativo que en una toma de contacto todo el mundo asuma la forma de jugar pobre y estúpida de los MMORPGs, el sucedaneo pobre y estúpido que le ha salido como un cancer al rol de toda la vida. Así que, al final, el experimento, que es la base del conocimiento científico, ha demostrado que mis críticas al D&D 4E no son imaginaciones mías ni batallitas de señor mayor, sino certezas que, si bién a la larga no van a afectar al rol, si constituyen un lastre temporal y un peligro en la forma en que se diseñará y comercializará durante al menos una temporada que resuta una de las horas más tristes del rol comercial (aunque para lo que le queda a Wizards en esto...). Una supuesta evolución que en realidad es una mutación deletérea, aunque pueda sobrevivir a base de que Hasbro, con su enorme potencial, apoye a Wizards con un montón de dinero para marketing, que es la ciencia de convencerte de que necesitas lo que en realidad no necesitas, o que es bueno para ti aquello que en realidad te está envenenando lentamente. Hasta que a Hasbro se le hinchen los miwoks.

En contraposición tenemos a la veterana Chaosium, que sin pretensiones de hacerse ricos a base de engañar a nadie, llevan casi treinta años publicando Call of Cthulhu, mejorando el producto original sin cambiarlo, mostrando respeto por el objeto de su trabajo, por sí mismos y por sus clientes. Y con un juego de rol de verdad, en el que hay que implicarse, y que no acepta powergamers que necesitan juegos con reglas complejas que les permitan ponerse muy toscos porque, seamos francos, tanto les da jugar a rol que a Magic que a Grand Theft Auto con códigos para hacer trampas, ya que ese es su juego, y no el rol. Son muy interesantes los comentarios que hacen los lectores del blog de James, ya que, de la misma forma que en RPGnet algunos Masters habían sufrido en sus carnes la muerte de la imaginación por MMORPG, aquí otros hablaban de su experiencia con partidas de Call of Cthulhu truncadas por tiradas fallidas de buscar cosas ocultas y otras habilidades de investigación. El problema existe, se comprueba experimentalmente. Entonces, es lógico buscar, como una evolución positiva, una forma de eliminar el problema, como hace Robin D. Laws en el sistema Gumshoe bajo el que se publica Trail of Cthulhu -El Rastro de Cthulhu-, celebrado por aquellos que juegan regularmente a Cthulhu. Robin D. Laws es sin lugar a dudas el diseñador de rol más importante desde hace una década, y por eso Wizards vá a buscarle para que contribuya en las guías del master, en un juego que es el más pobre para el que Laws haya escrito jamás. También es uno de esos que se pasa el día analizando y escribiendo, en vez de poner pegas a todo.

D&D 4E y Trail of Cthulhu son dos juegos de la misma época, por lo que deberían representar una misma tendencia a evolucionar el hobby, aunque en realidad sean diametralmente opuestos. El primero se aleja sutilmente del rol de toda la vida apoyado por un gran capital que le confiere una edición muy cuidada y una campaña publicitaria que no se la salta un gitano, mientras que el segundo tiene que conformarse con medios mucho más modestos que suple con un esfuerzo de la imaginación, una de las bases del rol. Al final tampoco es problema; el tiempo pone a todo el mundo en su sitio, y lo genuino se mantendrá como tal mientras que lo mediocre se sumerge en el olvido como las lágrimas de Roy batty en la lluvia. El problema aquí y ahora es saber discernir, porque si no, se puede defender la ideología del D&D 4E sin quererlo, cuando se desprecian los intentos innovadores como el de Trail of Cthulhu, un pensamiento conservador que desearía que no se hubiesen inventado los tipos móviles de letra para que los siervos nunca se hubiesen puesto a su altura.

Y hasta aquí el Iron Blogger de hoy y la cochambre de meme que me he sacado de la manga.

4 comentarios:

Delfar dijo...

Te has quedado a gusto. :)

Yo opino al revés.

Coincido que en estos tiempos cada vez se da el ocio más mascado y la imaginación está oxidada, por falta de uso principalmente.

Como nuestra afición (el rol) se basa 100% en la imaginación tenemos un problema de choque contra la realidad diaria, somos dinosaurios que se resisten a extinguirse.

Por eso no me parece mal que para conseguir nuevo público, haya que "rebajarse" e ir administrando el "rol" con pequeñas cucharadas partiendo de otro hobbies que cuentan con más adeptos.

Cuando yo empecé a jugar, con el D&D mi hermano siempre vio el juego como un videojuego... (creo que a día de hoy aún lo ve) y poco a poco fue tendiendo a jugar de otra manera más "free style" apoyándose en su imaginación y en conceptos que fue adquiriendo jugando tipo "hack & slash".

Y hay powergaming en La Llamada (por desgracia). Siempre hay habilidades que se pueden dar más uso por ser multidisciplinares o está muy vagamente definida mientras otras está duplicadas o son muy concretas, e incluso se pueden hacer estilos de jugadores muy especializados para salvar los obstáculos usando siempre las mismas estrategias.

La ventaja del rol es que el DJ no es un ordenador y las reglas no están talladas en mármol...

Lo importante no es como se empiece, es que se disfrute.

Luis M. Rebollar dijo...

La verdad es que no lo vemos al revés. Por mucho que me veas despotricar siempre con lo mismo, yo tampoco creo que a la larga el sistema pueda con el rol en si, porque jugar a rol, lo que se dice jugar a rol, todos hemos jugado desde pequeños sin reglas.

Resulta que quien no lo ve como nosotros es la parte más heavy de la industria, porque Wizards está a otra cosa, y trata de comercializar como rol algo que va en una dirección muy diferente porque, el rol no da precisamente dinero, o no mucho, por su propia naturaleza. Vamos, que casi es una forma de saber cuando algo que nos venden como rol, lo es o no lo es.

Así que tienes razón en lo del powergaming; pero entonces no es una diferencia de clase, sino de grado. Poco se puede explotar el Cthulhu, ergo podemos centrarnos en jugar a rol. Todo se puede explotar en D&D 4E, ergo nos pasamos el día peleando con las reglas.

Y por cierto, cuando alguien crea un sistema muy estructurado, busca entre otras cosas tallar las reglas en marmol. Herencias del wargaming. :)

EL Guardian dijo...

Antes nos inspiravamos en novelas, comics y (con reticencia) películas de cine. Los tiempos cambian y llegan nuevas generaciones que tienen a su alcance nuevas fuentes de inspiración. Todos esto de los video-juegos son nuevas fuentes de herramientas las que no debemos cerrar las puertas.

Algunas cosas de las que e leído aquí (y en muchos sitios) me a sonado (sin ofender) a pataletas de mi abuelo por que las cosas nuevas no le gustan... por que son nuevas o no las conocen!

La gente y los tiempos cambian!

Luis M. Rebollar dijo...

¡Que gozada! Un comentario realizado un més más tarde que la entrada. Así me gusta, que haya debate. :)

Es curioso que me a alguien que se dedica a la Historia, y específicamente a la Arqueología, le "aclaren" que los tiempos cambian... :) Creeme, lo tengo más presente que nadie. Por eso te aseguro que hay cambios para mejor y los hay para peor. Por ejemplo, ¿tu prefieres que te suban el sueldo, o te que te lo bajen?