jueves, 9 de febrero de 2012

Celebraciones

Hay que ver que descuidado tengo el blog. Parece como si en el fondo me costase un esfuerzo que no sintiese convenientemente recompensado. Y, bueno, la verdad es que así es. Se me ocurren montones de cosas que contar, pero el trabajo que requiere para un formato que, cada vez es más desagradecido -confesad que cada vez os cuesta más leer textos de más de dos párrafos, y por no leer, ya no leeis ni libros, si acaso algún manual de rol, y ni entero; ¡confesad, confesad malditos!. -Así que sí, es cierto, me desmotiva el pensar lo que representa sentarse a escribir entradas, el desmedido esfuerzo para lo que acabarán siendo sin remedio lágrimas en la lluvia. Lo que, en el fondo, todo "bloguero" sabe, y que tiene el sutil y velado efecto de producir una literatura de ensayo pobre, muy pobre, porque todos, en lo más hondo del inconsciente pensamos, "¿para qué tanto?". La otra opción es twiter, pero eso si que sirve para poco, y además si no tienes ya convencidos a un buen puñado de ilusos, es ridículo; si twiteais para que os lean los diez amigos que tenéis, pensadlo bien.

O, bueno, también está escribir cosas en serio, investigadas y curradas, y sacarlas en algún sitio con un poco de prestigio, porque, seamos sinceros, los blogs tienen el prestigio del marujeo. En un blog parece que lo que se escribe no vaya bien vestido, sino en zapatillas, bata y rulos. Y me temo que es una impresión de lo más acertado.

Y aun así, habrá que seguir sacando el poco partido que de esto se puede sacar, y sobretodo, hacerlo lo mejor que se pueda. Si solo tuviera días de treinta horas...

Así que, para darme impulso, y como estamos de celebraciones; por un lado como todos sabéis ya, la noticia de la publicación de la 5ª edición de D&D, y para hacer boca una reedición de 1ª, nada menos; por otro el bicentenario del nacimiento de Dickens; pues me he puesto manos a la obra y obsequiaré a la afición rolera, mañana mismo, aquí en nuestro blog, con un relato que estoy rematando, el cual será de vuestro interés y seguro agrado. En el trato temas candentes, siempre con un espíritu satírico, o al menos de reflexión satírica. Siempre con sentido del humor, para que nos riamos todos un poquillo. Y bueno, con alguna lagrimilla incluida, que para eso honrtamos a Dickens. Eso si, os advierto que tendrá una extensión de aproximádamente 6.000 palabras, así que venirme desayunados, o en su defecto, al ser publicado a primera hora de la mañana, con el desayuno para leerlo mientras tanto y ahorrarse el disgusto de consultar las páginas webs de los periódicos, que total, para payasos, ya hay en el circo así de ellos. Fijaos, así de ellos.

Un poco largo, pero no os podreis quejar de como os trato de bien, fíjate, que pedazos de regalos os hago, que mi esfuerzo me cuestan. A ver si así de paso podemos superar la lectura de dos párrafos por entrada, en uestro camino hacia la rehabilitación de lectores...

P.D.: Siento que, al volver al tajo, ya no podáis tener la impresionante imagen de Hannah Hilton como entrada al blog. Todo lo bueno se acaba, y no hay mal que por bien no venga, viento en popa a toda vela...

3 comentarios:

El Maestro dijo...

Bueno, yo te leo desde el curro pero tengo capadas las imágenes así que no soy un damnificado ;P

Ea, aquí lo que importa es que se escriba algo, que siempre hay quien te siga y lea lo que aportas ;D

vanya dijo...

Vaya, así que no soy el único por estos lares replanteándose su vena blogera... A lo mejor debería escribir una entrada en blog sobre ello ;)

Luis M. Rebollar dijo...

@El Maestro: ¡Gracias, Maestro! (Que raro suena eso).

@vanya: Es una crisis sistémica, Iván. El blog comomedio es una mierda, pero como te permite hacer como cuando eras crío, que grababas programas de radio en casettes y publicabas periódicos con tiradas de un ejemplar, pero esta vez sí, llegando a gente, la peña se ilusiona de primeras. Luego la realidad es otra cosa. Además el máximo de los blogs se alcanzó en 2002 o 2005, ¿no?