jueves, 28 de julio de 2011

Proyectos futuros

Siguiendo la tónica general del verano, en que todo se para y la peña congela su actividad, y en vista que las próximas semanas estaré bastante liado, voy a hacer menos caso que de costumbre al blog, pero esta vez avisando, eh. Así que os hago una entrada molona de esas en las que el autor expone su opinion y preferencias y luego todo el mundo salta como loco para exponer las suyas, pòrque para que engañarnos, la interné se ha inventado para excitar la líbido masculina y la vanidad uniséx, pero sobre todo la líbido masculina.

En fin, que os propongo un divertido juego. Voy a elaborar una lista de las opciones, ya sean juegos más o menos concretos, que me gustaría jugar, en general dirigiendo por mi problema de hiperactividad, y luego si os ha gustado podéis dejar en la sección de comentarios la vuestra, ya sea como jugadores o Djs. Hay de tiempo hasta que esto se vuelva a poner en marcha en Septiembre; a ver si conseguimos petarlo de comentarios molones.

Pues nada, ahí va mi lista de deseos frustrados:

Pendragon. El juego de juegos de rol, y el juego de fantasía medieval por antonomasia. Tolkien incluyó todas las idiosincracias de la saga artúrica en su obra, y de ahí a nuestro hobby. Por ello Pendragon es uno de los juegos que recoge las tradiciones de una parte importante de los juegos de rol, además de haber sido puntero con un diseño que se ha absorbido por los juegos más modernos, aunque nunca se hhaya innovado más allá, a excepción de algunos titubeantes intentos por parte de Robin D. Laws. Como además soy un fan de todo lo artúrico desde que era un zagal, este es sin duda el primer juego que siempre quiero jugar, aunque cuesta encontrar un grupo para ponerlo en marcha, parece ser. Lástima; el que no lo juega se pierde una pedazo de experiencia.

Glorantha con HeroQuest o, en su defecto, RuneQuest. La gracia de Glorantha es que, mientras no es en absoluto "medieval", o digamos no lo suficiente para alguien como yo, representa sin embargo una "Edad del Bronce", que como ya sabréis es el período histórico anterior a la "Edad del Hierro", y que comporta unas sociedades diferentes a la de esta, y más alejadas e incomprensibles para nosostros, las cuales percibimos de la forma "mítica" que sus culturas nos han legado. Todo eso es lo que refleja Glorantha, y hay que decir que es una gozada. HeroQuest es el sistema preferido por Greg Stafford, diseñado además por Robin D. Laws; ahí es nada, hablando d subirse a hombros de gigantes. Pero bueno, que aunque el sistema de porcentajes del Basic Roleplaying no me convence al 100% (coña a propósito), me vale también el RuneQuest.

BRP ó RQ II con Vikings ó Crusaders of the Amber Coast. Por alguna razón relaciono enseguida el Basic Roleplaying con ambientaciones históricas, no me preguntéis porqué. Pero debe ser alguna cosa tradicional, a juzgar por algunos productos de Mongoose, o los de Alephtar Games. De hecho, todos los productos de Alephtar me apetecen, especialmente porque todos los medievales que han publicado son sincrónicos, de finales del S. XII y principios del XIII, o por decirlo de otra manera, una puta gozada. Destaco especialmente el Crusaders of the Amber Coast de Alephtar, que tiene lugar en el Báltico enfrentando a los caballeros teutones que van a convertir a los eslavos autóctonos al cristianismo a golpe de espada, con la opción de incluir la magia y criaturas de las mitologías locales. Como el aquelarre pero, francamente, mola más, porque no se que tiene el medievo de la europa del este que fascina al instante.

Mythic Russia. Y por ello este otro juego, esrito por Mark Galeotti, editor original de la línea HeroQuest de Issaries, y experto en la historia de Rusia con libros editados sobre el tema, es también otro de mis deseos pendientes. Este es más "mítico" y fantástico que el anterior, a la par que ocurrir en una época más moderna, pero así qde mágica es la historia del origen de Rusia. Oscuros bosques subpolares llenos de peligrosas criaturas preparadas para sobrevivir en las más duras condiciones, eslavos, mongoles y Baba Yaga. ¿Qué más se puede pedir?





Birthright. Una de las campañas que encuentro más interesantes de lo publicado por TSR. En un mundo al estilo de Tolkien, mucho más que Howard y Leiber, los jugadores se mueven al nivel del "juego de tronos", formando parte de la realeza y entrando en juego la gestión de un reino las líneas sucesorias y cosas por el estilo, harto interesantes. Producido además al estilo de TSR, con cajas llenas de accesorios (y fíjesen que digo accesorios) de colores que lo hacen realmente atractivo.






Pathfinder con Kingmaker. Miedo me da el Pathfinder, que viene a ser el D20 aberrado para el que no tiene nada que hacer con su cabeza y la puede llenar con ello; de verdad que alguien con una vida normal no puede ser que juegue Pathfinder al 100%. A lo mejor si no juega a bsolutamente nada más... a lo mejor. Ello no es óbice para que Paizo haga productos atractivos, al menos más que los actuales de Wizards, supongo que porque los de Paizo si parecen juegos de rol. El caso es que Kingmaker es una campaña que ofrece lo mismo que Birthrigth, solo que autoconcluyente en seis módulos. Finita, vamos. Apetece bastante, quizás lo suficiente como para superar la barrera del Pathfinder.




Fading Suns. Dune es la saga más lograda de la ciencia ficción. Fading Suns es la mejor versión que se ha llevado a cabo en un juego de rol; si, ya se que hay un juego oficial (un alicencia, vamos), pero todos sabemos que las licencias no pueden ser tan jugables como los mundos diseñados explícitamente para ello, algo así como la diferencia entre la Tierra Media y los primeros Reinos Olvidados. Fading Suns me da toda la grandeza de Dune, me combina ciencia ficción y fantasía, y una semana me permite jugar una batalla espacial digna de Star Trek mientras que la siguiente puedo hacerme un dungeon clásico. Una gozada.

Ashen Stars. Siempre he seguido todos los Space Operas televisivos, y por fín puedo jugarlos con un juego original y puntero. Véase la reseña realizada en la anterior entrada.


Gamma World o Mutant Future (o Metamorphosis Alpha). Postapocalípticos setenteros. El Planeta de los Símios, Zardoz, Naves Misteriosas... ¿hay algo con más encanto? Como ya he comentado en una entrada anterior, me fascinan las antiutopías, en especial los postapocalípticos. Me chiflaría dirigir al Gamma World; eso si el original, primera o segunda edición, no el álbum de cromos que actualmente publica Wizards of the Coast. En su defecto, usaría Mutant Future; el caso es poder emular los Fallout, que me parecen lo más de lo más. Asicionalmente, el juego que inspiró Gamma World, el Metamorphosis Alpha que va por su cuarta edición (y esperemos que Jim Ward se reponga de sus dolencias), también da para una campaña muy interesante, pues el "apocalipsis" ocurre en una gigantesca nave generacional, enn un giro aún más de ciencia ficción, y aún más setenteros. Ah, esos eran los días buenos...

Slipstream (o Buck Rogers, o John Carter de Marte). No soporto la pretenciosidad de la ciencia ficción "realista" No entiendo el concepto. ¿Realista? ¿La Ciencia Ficción? Eso es solo una tiqueta, un nicho comercial para engañar a los bobos que albegan extrañas experanzas de que algún día irán a Marte o tendrán un cerebro electrónico porque, evidentemente, el suyo no va muy bien que digamos. La Ciencia Ficción es un género aventurero, dinámico, transgresor y de colores. Avergonzarse de su pasado original es una idiotez, porque la Ciencia Ficción es precisamente ese pasado original. La diferencia formal entre el Halcon Milenario y los cohetes de Flash Gordon es inexistente, aparte de que en las épocas más modernas se haya aceptado que la arruga es bella, y un adefesio como el Halcon Milenario mole. Pero a lo que vamos, que también me apetece jugar a la Ciencia Ficción de toda la vida, la auténtica. Para ello el sistema que pinta muy bien y tiene varios suplementos interesantes es el Savage Worlds, con, por ejemplo, el Slipstream. También hay uno del Marte de John Carter, pero sin usar la marca registrada, no se vayan a enfadar los de Disney. Y, bueno, hace tiempo que quiero conseguir el Buck Rogers de TSR, que es una modernización del mismo espíritu de aventura.

Y hasta aquí mi lista, que ya es larga de narices.

A continuación voy a cometar rápidamente mis próximos proyectos en relación con el rol. Por lo pronto voy a realizar en los próximos días un "playtesting" para importante editorial que para más señas no es española, del cual daré debida cuenta a la vuelta de las "vacaciones". Por otra parte me gustaría comentar que tengo en proyecto más de media docena de juegos de rol, en diferentes estados (tempranos) de desarrollo, para realizar a partir del próximo otoño. Unos son más complejos que otros y lllevarán lógicamente más o menos tiempo, dando prioridad según se tercien las circunstancias, ya que la intención es dar salida comercial a algunos, si bien para otros tengo pensado distribuirlos de forma gratuita (en pdf, claro, que millonario filantropo no soy), a pesar del pedazo de trabajo que tengo pensado invertir. Todo se irá desvelando pronto en este nuestro blog. Por lo pronto, y a modo de juego, os dejo estas bonitas imágenes que hacen referencia a los susodichos proyectos:


Feliz verano, y váyanme por la sombra.

3 comentarios:

El Maestro dijo...

Y yo me quejaba de tener miles de proyectos pendientes, partidas frustradas y juegos por sacar...

¡Madre mía qué listado compañero! ;)

Las imágenes no me han dejado claro qué vas a preparar este otoño, sea como sea, siempre es bueno saber que la gente sigue dándole al callo costurero de la publicación de rol :)

¡Suerte!

vanya dijo...

Pues aquí van tres sugerencias:

- Houses of the blooded: Una joya de John Wick, pa'jartarte de intrigas palaciegas, venganzas, pasiones, duelos. Lo jugaría en cualquier ambientación, pero por elegir dos, diría que en el Japón medieval con Blood & Honor o en el universo de Dune.

- Microscope: Un juego de Ben Robbins (Lame Mage Productions) con una perspectiva distinta a la de cualquier otro juego que conozco. Las historias se desarrollan de forma fractal, sin seguir una línea temporal y sin necesidad de "master". La ambientación y el tono quedan a discreción de los jugadores.

- Fate, posiblemente la jugaría con Fate a falta de que se me ocurra un sistema mejor, porque que apetecería es una campaña de cliffhangers-medieval-fantástica de las de toda la vida, como Conan o Reinos Olvidados; pero sin todas esas reglas molestas y alienantes del D20. Barbaros, pícaros, magos y bardos en un mundo que tenga algo más que mazmorras que saquear y malvados hechiceros que eliminar y donde no haya que esperar a nivel doce para tener las ocho "feats" necesarias para desarmar al orco y apuñalarlo a la remanguillé con su propia espada. El dinamismo y oscuridad de Conan junto a la intriga y relativismo moral de Geralt de Rivia.

Hala, a disfrutar del veranito y a ver si nos vemos en septiembre.

Carlos de la Cruz dijo...

Vaya, vaya, pues coincidimos en muchos de los proyectos, salvo que yo ya me he jugado la campaña de Pendragón, bastante de Glorantha y hasta algo de Birthright :D.

Buen gusto, sí señor ;).